Buscar
Qué es | Quiénes somos | Dónde estamos | Prensa           Inglés

Qué_es







MediaLab Madrid es un programa concebido y dirigido por Karin Ohlenschläger y Luis Rico en el año 2002, dentro de un marco de colaboración entre la productora cultural Todo Fluye S.L. y el Centro Cultural Conde Duque del Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid.

Su objetivo ha sido la consolidación de una plataforma estable -inexistente hasta entonces-, y actuar como impulsora y catalizadora de la emergente cultura digital en el ámbito municipal. Por tanto, MediaLab Madrid asumió una función generadora de un amplio programa de actividades de formación, investigación, producción, debates y exposiciones, capaz de establecer relaciones entre diferentes actores de la comunidad local y favorecer su conexión con diversos circuitos nacionales e internacionales. Esto llevaba implícito un proceso de construcción de redes en conexión con otros nodos y redes ya establecidas.

Desde su origen MediaLab Madrid ha fomentado un diálogo entre arte, ciencia, tecnología y sociedad. Se concibió como  un proceso de investigación e innovación social  y cultural que exploraba el binomio arte-vida a la luz de los avances científicos y tecnológicos en relación con  los lenguajes y prácticas emergentes vinculados con la creación contemporánea y las correspondientes dinámicas sociales.

Actualizando la relación arte-vida -una de las líneas más  productivas del siglo XX-, MediaLab Madrid ha planteado y explorado conceptos biológicos –simbiogénesis, autopoiesis, ecosistema-, en recombinación con otros provenientes de la sociología y las ciencias de la computación  -cultura del software libre, sociedad red, inteligencia colectiva-, o de las ciencias de la complejidad –sistémica, dinámica no lineal, emergencia-, entre otros, para desarrollar una dinámica transdisciplinar de producción  y transferencia de conocimiento.

Tanto en sus equipos de trabajo como en las actividades desarrolladas durante los primeros cinco años, el Medialab Madrid colaboró con  artistas, biólogos, antropólogos, ingenieros, matemáticos, sociólogos, programadores, arquitectos, físicos, filósofos, periodistas o educadores. Con ello, se favoreció la interacción y la sinergia entre diferentes actores, generando un entorno abierto y poroso e implícitamente un ambiente propicio para la emergencia de nuevos formatos y procesos creativos de carácter individual y colectivo.

Las cuestiones e ideas fuerza que animaban su modelo dinámico y evolutivo, desde el punto de vista conceptual y organizativo han sido:

 
La transformación de un  centro expositivo tradicional en un espacio de diálogo, así como en  un ecosistema creativo, simultáneamente dedicado a la reflexión y el debate; a la investigación y la producción, a la formación y la socialización, la exposición y la difusión. Todos ellos actividades que impulsaban en su conjunto un proceso de innovación en el arte y la cultura digital emergente.
La transformación de la concepción y experiencia convencional y compartimentada de la relación entre autor, obra y público.

 
La creación de un contexto que cambiaba
las relaciones de producción entre autores, proyectos, procesos,
mediadores y público, en una relación horizontal y abierta de creación colectiva e interactiva, generadora de comunidades temporales con intereses compartidos.
 
 
El desarrollo de  nuevos formatos y modelos no-lineales
de producción y transferencia de conocimiento, para superar
la limitada linealidad de la secuencia tradicional:
investigación-formación-producción-difusión.

 
La articulación de redes de colaboración entre proyectos,
personas, entidades e instituciones que dinamizaban procesos de investigación, creación e innovación.

 
La creación de modelos transectoriales de financiación y de procesos transdisciplinares de producción que aportaban ideas y conceptos también a otros campos de conocimiento, además del cultural.
La socialización de procesos científicos y tecnológicos dentro de los más diversos ámbitos del arte y de la cultura.

 
La normalización de  la práctica artística como práctica investigadora y productora de conocimiento.

 
En septiembre de 2006, una vez conseguidos los objetivos previstos, y de recibir un reconocimiento nacional e internacional, tanto al modelo conceptual y organizativo, como a muchas de las investigaciones y producciones resultantes -presentadas en lugares como Ars Electronica Center de Linz, el ZKM/Center for Art and Media de Karlsruhe, el certamen VIDA de la Fundación Telefónica en Madrid, el Sónar de Barcelona o el File de Sao Paulo, por citar algunos-, concluye el acuerdo de colaboración entre Todo Fluye S.L. y el Ayuntamiento de Madrid.

Entre otros resultados, cabe destacar que los procesos y dinámicas generados en MediaLab Madrid han servido de modelo conceptual y organizativo para desarrollar posteriores proyectos culturales municipales relacionados con el arte y la cultura digital